Un viaje por el corazón de la Amazonía
En la selva del Perú, agreste, inmensa, los ríos son los caminos. La gente se vuelca a las embarcaciones para ir a las ciudades vecinas, transportar su carga e, incluso, para entregarse al sencillo placer de viajar de un lugar a otro, conducido por extraños.
Estas imágenes retratan pasajes de una de aquellas travesías por los caminos acuáticos del Amazonas. Se trata del viaje entre las ciudades de Ucayali e Iquitos, dos de las más importantes del Oriente peruano. Dos días y medio a bordo del Henry V, una vieja barcaza de casi 100 metros de longitud, acompañado por todo tipo de gentes, pobladores locales, turistas nacionales y visitantes extranjeros.
Horas de bucólica calma, escuchando el rumor de las aguas del río Ucayali, la música cumbia y la conversación de los pasajeros, la mayoría con ese tono cantarín tan propio de los habitantes de la Amazonía. Caminar en medio de las hamacas que tienden todos para dormir por las noches. Curiosear entre la carga, donde se puede encontrar todo lo imaginable. Desde sacos de hortalizas y todo tipo de alimentos hasta muebles, electrodomésticos, materiales de construcción, bicicletas, camiones y, por supuesto, animales, muchos animales.
Y está el paisaje, en cuya contemplación uno puede perderse indefinidamente.